jueves, 19 de agosto de 2010

Elecciones cotidianas

Elegimos a qué hora despertarnos, qué ropa ponernos, que actividades son a las que concurriremos hoy, qué desayunamos o almorzamos, o con quién lo haremos, si enfrentaremos ese préstamo, iremos a esa fiesta o aceptaremos la invitación a ese viaje pendiente.

Me pregunto qué tan libres somos en esas elecciones?… qué intereses, emociones determinan que mi balanza se incline para un lado o el otro… o dude… Qué direccionamientos toman nuestras vidas resultado de las micro-decisiones que en el vértigo cotidiano tomamos y que pasan inadvertidas, éstas que luego son los grandes interrogantes que luego planteamos cuando alcanzamos cierta perspectiva… cómo llegué a esta situación? Y es así que comienzan los tiempos verbales de tiempo incondicional: si hubiera… hablado a tiempo… si no hubiera sido presa de mis miedos e inseguridades… si hubiera superado el miedo a volar y me hubiera lanzado a esa aventura…

El crecimiento (no sé si decir… maduración?) colabora a que estos procesos de elección… donde uno no es que elija mejor... sino que parece que comenzamos a hacernos cargo de nuestras decisiones aún yéndonos mal o a veces bien, aceptando los contextos en los que uno las toma.
Y donde uno indefectiblemente elige.

Hoy hago una lista, (las listas siempre me ayudan… las vacaciones también!) y ordeno, priorizo, elijo.

Hoy elijo que quiero ser feliz.
Veremos qué pasa.

1 comentario:

  1. Creo q la mejor forma de crecer es ser fiel a uno mismo es las elecciones y haciendonos cargo de eso... creo q los arrepentimientos no valen... hace un tiempo vengo reflexionando sobre eso porq una desicion no me salio tal como yo esperaba... pero me sirvio para aprender tantas otras cosas no solo como experiencia... sino para conocerme a mi misma y revalorizar... solo esta en tus manos ser mas feliz... yo desde mi rincon t sostengo la mano para verte sonreir!...

    te quiero amiga!

    ResponderEliminar