domingo, 5 de septiembre de 2010

Despedida II

Siento un duelo interno en cada despedida.
Luego se precipita un estado de reconstrucción,
de rearmado obligado,
de reubicación de las piezas, cada una en su sitio,
de reconquista de esos espacios que se diluyen,
con mi mano estirada,
mientras te ven alejarse y delinear la silueta en la que te conviertes
mientras caminas, yéndote
a ese lugar donde ya no te alcanzo,
donde mis ojos se clavan para intentar hacerte perdurar
al menos en mi retina.
Duelo interno,
de aquello esperado, imaginado, sentido
y atravesado
en forma tan breve y fugaz,
escapándose como arena entre los dedos,
como un diente de león que dejamos volar
conteniendo ese deseo de que volverá.
De que volverás.

sábado, 21 de agosto de 2010

Caminando

Soledad de frente
inquietudes
placeres
ecos dentro de la multitud
ausencias o presencias desde el recuerdo
imágenes que ya extraño.
Miradas y sonrisas que intento reencontrar,
al menos en mí. 
Sigo caminando,
sigo reencontrando
me.

jueves, 19 de agosto de 2010

Elecciones cotidianas

Elegimos a qué hora despertarnos, qué ropa ponernos, que actividades son a las que concurriremos hoy, qué desayunamos o almorzamos, o con quién lo haremos, si enfrentaremos ese préstamo, iremos a esa fiesta o aceptaremos la invitación a ese viaje pendiente.

Me pregunto qué tan libres somos en esas elecciones?… qué intereses, emociones determinan que mi balanza se incline para un lado o el otro… o dude… Qué direccionamientos toman nuestras vidas resultado de las micro-decisiones que en el vértigo cotidiano tomamos y que pasan inadvertidas, éstas que luego son los grandes interrogantes que luego planteamos cuando alcanzamos cierta perspectiva… cómo llegué a esta situación? Y es así que comienzan los tiempos verbales de tiempo incondicional: si hubiera… hablado a tiempo… si no hubiera sido presa de mis miedos e inseguridades… si hubiera superado el miedo a volar y me hubiera lanzado a esa aventura…

El crecimiento (no sé si decir… maduración?) colabora a que estos procesos de elección… donde uno no es que elija mejor... sino que parece que comenzamos a hacernos cargo de nuestras decisiones aún yéndonos mal o a veces bien, aceptando los contextos en los que uno las toma.
Y donde uno indefectiblemente elige.

Hoy hago una lista, (las listas siempre me ayudan… las vacaciones también!) y ordeno, priorizo, elijo.

Hoy elijo que quiero ser feliz.
Veremos qué pasa.

jueves, 15 de julio de 2010

:)

Pequeños momentos de felicidad
Breves
Intensos
Simples
Me arrancan una sonrisa desprevenida
Me hacen latir el corazón fuerte
Y hacen que el día
haya tenido sentido.

domingo, 2 de mayo de 2010

Tiempo II

Agosto es a la vuelta de la esquina.

El tic-tac del reloj es simplemente un sonido
que acompaña de fondo al escenario.
Allí es donde los supermercados (o grandes tiendas)
ponen los guardapolvos en Enero,
los huevos de Pascua en Febrero,
los árboles de navidad en octubre
y hasta Ismael pone en venta las entradas
tres meses antes de la fecha de actuación.
Mi calendario laboral está marcado dos meses hacia delante…
Uff… La categoría tiempo es tan relativa.
El tránsito de cada minuto, cada día,
está condicionado, no por las hojas del almanaque que caen como hojas de otoño,
sino a partir de cada suceso atravesado subjetivamente por uno mismo
y por la memoria emotiva...que nos atraviesa, y que me recuerda
hace cuánto que no te veo,
o que me hace sentir
que este fin de semana ha sido eterno.

martes, 16 de marzo de 2010

Señales

                                  “¿es que acaso existen las casualidades?”
Comienza el día.
La pava que chifla.
Mi corazón palpita hondo,
el sol asoma
-“Buen día! mate?”
la tostada que espera…lista.
Detalles que cuentan y suman, se imponen
sin poder pasar inadvertidos a mis sentidos.

La llave en la puerta y el auto en marcha
-“Perdón, siempre me atraso, doy vueltas…”- me excuso,
[porque hoy alguien me espera].
Acomodo libros, ideas, mis tacos resuenan,
-“Ya salgo”
-“ya vuelvo!” - me mira, sonríe.

Mis emociones han sido sentenciadas a fluir sin frenos ni dilaciones.
Complicidades cotidianas que brotan [a nuestro pesar]
-“¿vamos a casa?”- sonrío, sonríes… y te miro al alejarte.

El sol acaricia tu cara
vuelvo a mirarte con disimulo,
y tejo… flores, música, sonrisas, vuelo…
Cambio de canal como si pudiera
con ese mismo botón
[a esta altura]
cambiar de idea.

Y llega la tarde,
Nuevamente la pava chifla,
codo a codo, risa a risa.
Te sostengo la mirada sin decir nada, me hablas.
Está bien, te acepto, me dejo cuidar…me dejo llevar…

Disfruto de la luz de la tarde que brilla en tus ojos,
[…y pienso seriamente si será posible,
algún día, poder dormirme en tu abrazo…]

Símbolos

Pugna por salir, empuja, quiere ver el sol,
alcanzar la razón de su existencia.
Estirar las manos y emerger a la superficie
a pesar de las inclemencias del tiempo,
de las fuertes pisadas embates del destino,
de las frustraciones o satisfacciones.
Parece que ha llegado el día …
de florecer.

jueves, 28 de enero de 2010

Historias de trazos

Historias que se escriben…y se andan…
Entrecruzadas o paralelas
Ensimismadas o grandilocuentes
Gruesas o finas.

A veces se cruzan, se saludan, se detienen un instante
y se miran a los ojos con profundidad
y siguen,
a veces retroceden
otras deciden avanzar
entrelazadas o simplemente juntas
pero nunca abandonan el trazo,
la punta de lápiz no se levanta
porque no está permitido parar.

miércoles, 27 de enero de 2010

Como puerta giratoria

Sucesión de vivencias que se empujan como piezas de dominó,
que obligan a mis pies a seguir
y avanzar como en una puerta giratoria.

Vértigo de sensaciones y emociones que intento asimilar,
hacerlas parte de mí, y que por momentos enmudecen.
Palabras habladas bajo el cielo estrellado,
esa alegría bien sentida y espontánea
momentos y miradas cómplices
que me hacen alcanzar el cielo de esta rayuela.

No hay descanso ni compás de espera que permita mirar atrás
/para abrazarte un poco más/
y llorar con ganas y sabor a despedida.

Un adiós fugaz y nuevas promesas,
no preguntes por qué pero sé que volverás.