martes, 3 de diciembre de 2013

Que le vi

Le vi la humedad del beso profundo,
le vi sus manos reparando las heridas,
le vi la soledad de Domingo por la tarde,
le vi las palabras que susurró al oído,
le vi la sombra golpeando la puerta
y el sabor perfumado de su piel oliva.
Le vi las palabras que rompieron silencios,
le vi su mirada directo a la mía,
pero también...
le vi escondiendo,
fingiendo,
demorando,
argumentando,
suspirando,
y yéndose.



Septiembre

Deslizo los dedos por la arrugada sábana de algodón
y recorro tu contorno.
Mientras
el hondo compás de tu respiración
llena los espacios
que la luz de la tarde deja a oscuras...
Contemplo tus rasgos definidos que parecen atemporales
como este Septiembre.
Atardece ya,
me hundo en tu abrazo y murmuras indescifrables palabras
que me aprueban y enlazan.
Me entrego a tu abrazo
que me envuelve
y me dejo absorber por la cadencia del momento,
apagando mi mente,
y solo respiro.