domingo, 6 de septiembre de 2009

Buenos Aires

Respiro, camino, huelo, toco, leo...
Poco a poco mis pasos vuelven a confundirse en la multitud,
los sonidos vuelven a subir volumen y los movimientos y ruidos penetran en mis pensamientos /a mi pesar/
devolviéndome el vértigo cotidiano que había detenido
cuando mirando tus ojos azules, me besaste.

A lo lejos,
aún se escucha el quejido de un bandoneón.

2 comentarios:

  1. ; )

    Y si... es Buenos Aires...!
    me encanta!

    ResponderEliminar
  2. y...vishte, buenosh-airesh-tiene-eshe-que-she-shoooooo!
    =) me descubriste amiga! jaja

    ResponderEliminar