jueves, 10 de septiembre de 2009

Mañana de Domingo

Que insistente inquietud me invade
Que inquietante el horizonte que interroga.
Acobijada en recuerdos
Camino, persisto en el sueño.
Aprieto mis convicciones,
Me acompañan los ruiseñores.
Esos que llegan a tu ventana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario